VOLVER
24/08/2017

Argentina apuesta al riego por goteo en siembra directa para aumentar su producción agrícola

El sistema se hará por vía subterránea para hacer más eficiente el uso del agua.

multimedia
Con la mira en llevar su producción granaria hacia las 200.000 toneladas, Argentina viene desarrollando un sistema de riego de goteo subterráneo para abastecer los cultivos de soja, maíz y trigo y lograr así un mejor manejo del agua. La innovación, con pocos antecedentes en el mundo, se fortalecerá con la tecnología de la siembra directa.

Es sabido hoy que gran parte de la agricultura en el país se hace bajo secano; es decir, el productor recurre a las lluvias para irrigar sus campos. Un tema que se complica en momentos de sequías o, en su defecto, de pocas precipitaciones.

Pero esto puede cambiar. Un trabajo que lleva adelante el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) desde el 2012 demostró en los ensayos que el uso del riego por goteo subterráneo aumenta los rendimientos por hectárea frente al convencional.

"La respuesta productiva en gran parte del área pampeana es altísima según nuestros datos; por ejemplo, en trigo se duplican los rendimientos, pasando de 2.300 a 5.000 toneladas por hectáreas; en el caso del maíz, de 8.000 a 13.000, y en cuanto a la soja, va de 3.000 a 4.000 en promedio", sostuvo Aquiles Salinas, especialista en tecnologías de riego del INTA Manfredi, Córdoba.

El experto resaltó que en el riego por goteo enterrado -a diferencia del riego por aspersión, que no es más que una lluvia localizada- es necesario un caudal de agua mayor, en torno de los 200.000 litros por hora, frente al subterráneo que, con perforaciones de 25.000 litros, puede empezar a regar hasta 100.000 hectáreas. Hay pocos antecedentes en el mundo que usan esta innovación, la cual se aplica en algunos campos de EE.UU.

Salinas explicó que "el agua va directamente a las raíces, dado que la manguera está enterrada a 30 centímetros de profundidad, con lo cual no hay instrumental del campo que lo dañe".

Sin embargo, la adopción de esta tecnología no es fácil, ya que tiene un costo de u$s3.000 por hectárea, algo que se equipara con la respuesta productiva.

Pero es precisamente lo económico lo que alejaba al productor dado que la toma de crédito exigía hipotecar el campo, ahora es prendario.

"Tenemos una línea 700 a través del Banco Nación enfocada en la compra de los equipos con diez años de plazo y los hay tanto en dólares, pesos y UVA, y con hasta dos años de gracia", detalló el subsecretario de Agricultura, Luis Urriza.

Hoy existe una gran cantidad de superficie que no tiene una limitante con el agua en perforaciones y esto sería un sistema que se adaptaría perfectamente, ya que, según el INTA, no llega, a nivel nacional para los tres commodities, a las 2.000 hectáreas.

Por eso es interesante dar a conocer este tipo de tecnología que, junto al impulso del Estado vía préstamos, hará posible llegar a las 200.000 toneladas de la mano de la efi ciencia en el correcto manejo del agua y que tendrá como resultado la sustentabilidad del campo; es decir, menor erosión del suelo y un mejor aporte de nutrientes.

Fuente: http://www.revistachacra.com.ar

Compartir en: