VOLVER
04/06/2018

Manejo de cultivo: la clave para la campaña del trigo

Por estos días, el trigo ha cobrado fama: por un lado, porque es el primer eslabón de la cadena del pan, y por el otro, porque el sector agropecuario tiene mucha esperanza puesta en este cereal después de una complicada campaña gruesa.

multimedia
A pocas semanas del lanzamiento de la fina hay grandes expectativas sobre el trigo. Tan es así que en el marco de la jornada "Podemos ser mejores productores de trigo si mejoramos el manejo" organizada por la Asociación Civil Fertilizar, la gerente ejecutiva de la entidad, María Fernanda González Sanjuan estimó que el cereal podría ganar 4% de superficie, y la dosis por hectárea utilizada, podría ser 5% mayor a la campaña anterior.

El aumento del área sembrada está en sintonía con lo estimado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, que días atrás informó: "Hay una posibilidad de expansión del 3,5%, ante un escenario de mejora climática que recomponga la humedad en los perfiles para el comienzo de la siembra, y permita al productor responder a los incentivos económicos dados por la suba del precio del cultivo para la campaña nueva y la mejora de la relación insumo producto".

Una buena ecuación

"La campaña 2018/19 vuelve a ser favorable para la inversión en nutrientes, tomando en cuenta la ecuación insumo-producto que mide la relación entre el valor del cultivo y el costo de la inversión en nutrientes", así lo expresó Jorge Bassi, vicepresidente de Fertilizar.

Para entender mejor la ecuación, Bassi, ejemplificó: "Para la compra y aplicación de un kilo de urea (nitrógeno) se necesitan 2,18 kilos de trigo que es una relación mejor que la del año pasado. En el caso de MAP (fosfato), la relación es 2,95 kilos de trigo por cada kilo de este tipo de fertilizante. Es muy favorable", insistió.

Respecto a la dosis de fertilizantes que se deben aplicar, Bassi fue claro y contundente: "Las estadísticas de Fertilizar muestran que estamos retornando a los niveles de aplicaciones de 200 kilos de fertilizante por hectárea. Estas dosis son insuficientes ya que debemos tener en cuenta los materiales genéticos con mayor potencial de rendimiento a lo que se suma el desgaste acumulado de los suelos que entregan menos nutrientes".

En la misma línea, explicó que entre 2011 y 2017, se deterioró el suelo y hubo una caída de nutrientes por subfertilización. Durante estos años, las aplicaciones fueron inferiores a 200 kilos, incluso en 2014 y 2015 fueron menores a 150 kilos. El período de baja fertilización coincide con el gobierno anterior, el cual había intervenido en el mercado del cereal.

En este sentido, explicaron que el principal síntoma es el contenido de proteína de los trigos, que frecuentemente no alcanza la calidad panadera. Por lo tanto, indicó: "Si cosechamos proteína por debajo de 10% es que al trigo le faltó nitrógeno".

La receta

Bassi compartió recomendaciones para el manejo nutricional del trigo, como realizar análisis de suelo hasta 60 centímetros midiendo nitratos, fósforo, materia orgánica y zinc; hacer fertilización balanceada (N -nitrógeno, P –fósforo-, S –azufre- y Zn –zinc-); ajustar las dosis con modelos de simulación o de umbral que permiten tener una base sólida de decisión.

“Es importante desdoblar las dosis de nitrógeno para cuidar el ambiente y el bolsillo, de esta forma podemos elevar las dosis y apuntar tanto al rendimiento como a la calidad”, resaltó

Visión bonaerense

Por su parte, el director de Agricultura de la provincia de Buenos Aires, Eduardo Soto, hizo hincapié en la necesidad de cuidar el suelo y aclaró que no sólo es una cuestión del sector agropecuario. En este sentido, reconoció que "desde hace mucho fertilizamos por debajo de los niveles de reposición. Los actores del sector fuimos poco hábiles para darnos cuenta de que el suelo aporta a la ecuación y no lo pusimos en el margen bruto. Hemos debilitado el suelo como sistema".

Respecto de las expectativas oficiales con el trigo y la cebada, el funcionario apuntó que "el mercado tiene hoy valores muy interesantes, por lo que ya se podrían estar cerrando contratos de futuros". Para Soto, el trigo ha recuperado área y fertilizantes y se encuentra en una situación muy particular este año. Al respecto, indicó que "el trigo es una alternativa de diversificación de riesgo muy importante, sobre todo si se considera el impacto negativo de la sequía".

Según comentó, por tercer año consecutivo, el Ministerio de Agroindustria bonaerense dispondrá de sus laboratorios para realizar análisis gratis de calidad del trigo y la cebada. A su vez, anticipó: "Queremos diagramar un mapa de calidades", concluyó.

Cabe mencionar que este jueves comienza la Semana del Trigo en Trenque Lauquen y continúa el viernes en Rojas.

Fuente: http://ritmoparana.com

Compartir en:
Una división de Cofco Intl - Reservas Legales